La importancia de la asertividad en las organizaciones

Un ejecutivo venezolano con sentido de pertinencia en pleno siglo XXI sabe que no sólo la autoestima y la inteligencia emocional deben ser desarrolladas en el desempeño de sus funciones gerenciales, requiere también de un gran sentido de “Asertividad” en sus acciones y comportamiento.

Los altos ejecutivos deben prestar especial atención a su personalidad y todos sus rasgos, a fin de lograr un clima organizacional positivo, específicamente con el recurso humano a su cargo, lo que favorece el desarrollo, productividad y éxito de la organización.

¿Qué beneficios tiene ser Asertivo?

La asertividad ayuda a mejorar el rendimiento de los equipos y es un rasgo altamente apreciado desde una perspectiva de gestión y productividad. Recordemos que la asertividad implica generosidad y es inconcebible sin ponernos en el lugar del otro (empatía) y desarrollar una consideración hacia él (respeto).

gerencia asertiva

También se puede definir, como el dar respuestas honestas, directas, enérgicas y libres de ansiedad. Trata de la comunicación efectiva (y afectiva) y se relaciona con valores como: la empatía, la honestidad, la libertad, la responsabilidad, el respeto, entre otros.

Imagínese un jefe que la mayor parte del tiempo se encuentra ansioso y no es asertivo, por el contrario es agresivo en sus relaciones de trabajo. Sin duda alguna, sus colaboradores y colegas van a tener una imagen pobre de él, y no debe ser extraño que responda sus subalternos con desdén, rencor, propiciando un clima negativo.

Contactos empresariales y la formación de ejecutivos asertivos

Tomando en cuenta las necesidades de formación que existen en el país ofrecemos el diplomado “Gerencia Asertiva”, que tiene como objetivo formar talento humano con competencias gerenciales (conocimientos, aptitudes, actitudes y herramientas especializadas) para incrementar su capacidad de gestión de manera continua.

El egresado estará en capacidad de desarrollar  habilidades para desplegar una acción gerencial de dirección, conducción y liderazgo para mejorar la competitividad, productividad e impulsar procesos de transformación en las empresas.

El diseño curricular  consta de 12 módulos, entre los que destacan: Motivación al Éxito, Visión Estratégica, Comunicación Asertiva, Inteligencia Emocional y la Motivación, Resolución de Conflictos y Técnicas de Resolución, Cambio Organizacional y Herramientas en las prácticas, entre otros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *